viernes, 25 de abril de 2008

La cruda realidad (episodio I)

Niños, niñas, estar enamorado es maravilloso. Los insultos rebotan en tu sonrisa de gilipollas, lo ves todo con otros ojos, encuentras la solución a los problemas, te salen los solitarios... Os lo digo en serio, sé que puede parecer que yo de eso no gasto pero lo cierto es que, cuando uno se enamora, le cambia la vida. Y al menos en mi caso, diría que está siendo para mejor.

Con todo, ninguna relación de pareja es un camino de rosas (por eso estamos planteándonos seriamente convertir nuestra relación de pareja en una relación de orgía). Y es que, aunque el amor sea más poderoso que ninguna otra fuerza del Universo, también tiene sus obstáculos. Hay una dura lección que no te enseñan en las películas, algo que quizás todos necesitaríamos saber cuando entramos de lleno en una relación, pero que sin lugar a dudas se aplica cuando la susodicha relación es, como es nuestro caso, a distancia (y tan a distancia, joder, cada uno en una punta del país). Y como nadie os va a dar esta impontante lección, TEODIOMUCHO, cumpliendo una vez más con su labor social, ha decidido dar el paso y revelaros el secreto de toda relación a distancia. Repetid conmigo estas cuatro palabras:

Estoy. Enamorado. Necesito. Pasta.


Así es, niños y niñas. El amor es gratis, pero el amor bien llevado cuesta dinero. No me entendáis mal, no estoy reprochando nada a mi Sandra, no quiero decir que tenga que pagarle todos los caprichos (en todo caso, y como ya hemos podido comprobar, yo salgo más caro que ella). Pero lo cierto es que, cuando hay amor de lejos, existe un fuerte deseo de acortar esa distancia, de tener a la persona amada entre tus brazos en lugar de abrazar el monitor del ordenador como un gilipollas (eeehm... que digo yo que habrá quien lo haga, sí...). Y para poder ver a tu pareja con una cierta frecuencia, hay que viajar. Y viajar, a menos que seas Frodo... cuesta dinero.



Bien. Los que me conozcáis bien sabréis que aparte de friki irredento, desastre andante, atractor de absurdos, víctima propiciatoria de atropellos, quejicoso de mierda, nulo a la hora de orientarme, soluble al agua (gracias por recordármelo, Ángel), fanático del género detectivesco, calamidad viajera y una fiera en la cama, también soy publicista profesional. En la lista de enlaces serios podréis encontrar la web de la agencia publicitaria que estoy constituyendo, partiendo del principio de "Al menos digo yo que YO A MÍ MISMO sí me contrataré aunque no tenga experiencia, ¿no?". Esta empresa, mi orgullo y alegría, es ahora mismo mi fuente de ingresos. Pues bien, resulta que no me está entrando ningún cliente y, por tanto, me como los mocos.

Entenderéis que, ahora más que nunca, esa situación tiene que cambiar. Así que he decidido cambiar mi horario: vengo por las tardes, sólo por si viene alguien despistado, pero por las mañanas salgo a patearme las calles buscando clientes.

¿Qué es buscar clientes?, os preguntaréis (es una orden). Buscar clientes, amiguitos y amiguitas, es entrar en locales en los que normalmente no entrarías para cronometrar cuánto tiempo tardan en echarte a la calle, para que puedas seguir volviendo a buscar. Si tienes suerte, te dejarán hablar cinco minutos, así que hay que aprovecharlos para, como mínimo, que se queden con tu nombre. Desnudarse y correr por toda la oficina gritando cómo te llamas ayuda a que te recuerden, pero también a que te arresten y te pongan una orden de alejamiento, así que ya os digo yo que quizás no sea del todo una buena idea.

La búsqueda de clientes, además, tiene un detalle curioso: depende bastante de a qué te dediques. Por ejemplo: un vendedor de café visitaría sobre todo cafeterías, un profesor de música conservatorios, etcétera. Según quiénes sean tus clientes, ese tipo de negocio tendrás que visitar. ¿Cuáles son los clientes de una agencia de publicidad?

TODO DIOS.

Así que tengo que visitar todo tipo de negocios. Y eso, por supuesto, me ha llevado a escuchar respuestas tan apasionantes como las siguientes que os voy a relatar:

1- No, pero es que nosotros ya tenemos a quien nos hace la publicidad. Y claro, como es amigo del jefe...
2- ¿Publicidad? ¿Pero en qué sentido? ¡Nosotros el Don Anuncio!
3- Es que no está el jefe, y yo aquí ni pincho ni corto, así que...
4- ¿"Críptico"? ¿Qué es eso de "Críptico"?
5- Me quedan dos semanas para jubilarme (os juro que esta es verídica).
6- No, qué va, nosotros es que no hacemos publicidad. A nosotros ya nos conocen.
7- No, verás, es que nosotros YA SOMOS una agencia de publicidad.
8- ¿Que quién nos lleva la publicidad? Esa agencia de ahí (la número 7 de la lista, para más señas).
9- Ah, ¿diseño? Pues menos mal que has llegado, porque me he comprao el photoshop y es que no me entero de nada, hijo...
10- No sabría decirte, yo sólo estoy aquí para limpiar.

Y todo eso en dos días. Como os podéis imaginar, a día de hoy sigo sin tener clientes... Os mantendré informado de los progresos.

6 comentarios:

Vórtice Marxista dijo...

Señor Ryder, sus palabras han llegado a lo más hondo de mi pixelado corazoncito. El amor y la distancia, odiosa conjunción de términos que hacen polvo a una persona 22 de las 24 horas que tiene un día normal. Es duro, es durísimo y es una mierda. No puede uno dejar de pensar en kilómetros, en relojes, calendarios y sí, en pasta, por supuesto. Pocos Frodos hay en el mundo y viajar de una punta a la otra (sea en la dirección que sea) siempre sale caro. Y eso sin hablar de otra multitud de aconteceres que se dan en el día a día y que a las """""personas normales"""""" y con """"""personas normales"""""" me refiero a aquéllas que tienen la suerte (buena o mala según se mire) de haber nacido cerquita de su media mandarina, no suelen tener.

Cuando uno de esos afortunados amantes tiene algún problema, por nimio que parezca, lo solucionan café mediante mirándose a los ojos y agarrándose las manos, dejando que el amor que se profesan fluya cual pichurrina mística de un cuerpo al otro ahuyentando a los fantasmas del desamor o la rutina.

Cuando nos toca uno de esos nimios problemas a nosotros, a los que nos ha tocado ir a enamorarnos de alguien que, a poco, está a 40 euros de tu casa, no nos queda más remedio que discutirlo, messenger de por medio, mirándonos a los ojos siempre pixelados de una videollamada, agarrándonos los respectivos ratones (y sí, yo también abrazo la pantalla)y dejando que el amor que nos profesamos fluya a través de la red de redes, eso sí, vicisitudes del adsl mediante.

Cuando a nosotros nos toca solucionar un problema de pareja a dicho problema se le suelen unir unos cuantos más, como son:
-fallo de sistema
-error en el código de comandos
-falta un codec
-puto MSN
-me cago en Bill Gates
-¿me lees o te has caído?

y un largo etcétera de la misma índole.

Si a todo eso sumamos que a pesar de ser los tipos más duros del planeta, de esos que mastican cigarros encendidos y se creen detectives pianistas de cine negro, ESTAMOS ENAMORADOS, con lo que el nivel de mimos, caricias, abrazos o simplemente GANAS DE SEXO se disparan hasta cotas inimaginables con anterioridad. Y claro, amén del cibersexo (que no es meter la churra en la disketera por mucho que parezca) y el teléfono, tan frío siempre, nuestras demandas de cariño físico no se ven cubiertas en lo más mínimo y vagamos por las calles somnolientos (de tanto chatear de madrugada) y sin un triste beso que llevarse a la boca.

De todo esto había que colegir que el amor a distancia es una mierda absoluta, que de hecho lo es, pero... ¿qué le vamos a hacer? Al menos yo no elijo de quién me enamoro.No soy yo quien dice... a ver, ésta, ésta reúne los requisitos para que a partir de ahora solo pueda pensar en pasar el resto de mi vida con ella. Así que mierda o no es lo que nos ha tocado.

Solo quería compartir esto contigo para que sepas que no estás solo (dios, que sectario). Que los estragos del amor de a de lejos afectan a mucha gente. Si quieres montamos un club o algo.

Por lo demás...respecto al dinero y los negocios... te he dejado un mensaje en la sociedad diciéndotelo, pero te lo digo aquí también. Tengo una idea, algo para llevar a cabo en la web, que igual nos hace famosos y nos saca de pobres. Me gustaría contar contigo. Tenemos algún amigo común (bueno, solo una), pídele mi mail y hablamos , que yo llevo pidiéndole el tuyo no se cuánto tiempo y al final nunca acaba dándomelo.

Espero tu respuesta.

pd: valor y al toro con ese amor a distancia, que, si te hace feliz, es algo bonito después de todo.

LT. Perro dijo...

Eerrr... Yo solo... pasaba por aqui. No he leido nada.

See no hate-a-lot.

Hear no hate-a-lot.

Speak no hate-a-lot.

IXABO dijo...

Buenas...
Y perdón por inmiscuirme... pero...
No todo es tan malo como comenta vórtice, yo, después de 6 años en la distancia (yo estaba a 20 euros, pero era distancia...)de llamadas interminables, de lágrimas solitarias, de desazón... Después de sentir como se te escapa el alma con cada adios, con cada despedida...
Llevo cuatro años compartiendo cada día con mi Tilmost y la verdad es que mereció la pena la espera, la distancia, el sesasosiego...
Valió la pena pasar por ello.
Lo más importante es la confianza en el otro y el estar muy seguro de lo que quieres. Lo demás llega solo, de verdad. Llega solo quién se va al lado de quien, el donde vivir, el qué hacer...
Son diez años de experiencia y aunque a veces parezca una mierda insoportable, merece la pena esperar. Además, cada reencuentro es explosivo...
No pienses en el problema que supone la distancia, piensa que cada día que pasa esa distancia se acorta cada vez más. El destino te tenía reservado un viaje "especial".
Felicidades!!!
Ixaboe.

-ZalayA- dijo...

Mi problema es mucho menor. Apenas 5 euros de autobus o 35 minutos en coche... Zaragoza-Huesca se hace con los ojos cerrados, es una linea recta.

Pero la parte de Necesito.Pasta. la comparto, estoy sin un real y sin posibilidad de currar a corto plazo...


El amor a distancia puede funcionar; el sexo a distancia es masturbarte con la cabeza en otra parte (La frase es de un amigo, no mia; las quejas, a él.)

Un saludo y mucho ánimo.

Anónimo dijo...

Para preservar mi identidad secreta y sepas quien soy solo te dire: "Envoltura de forma oval dentro de la cual se encierra, hilando su baba, el gusano de seda para transformarse en crisálida.". Con lo bien que se te dan los misterios ya debes saber quien soy.


Una vez hechas las presentaciones, decirte que es posible sobrevivir a una relación a distancia. Eso si requiere una cantidad de esfuerzo inversamente proporcional al dinero que se pueda invertir en ello. En tu caso muuuuuuuucho. Pero se puede , otros lo han conseguido ¿porque tu no?

Ademas siempre seria mejor 3 dias de cada 30 que 0 dias de cada 365.

Lo que tienes que hacer es ocupar tu mente con otras cosas, por ejemplo hacer efectos de sonido en locuciones que te pasen tus amigos (Es lo primero que me ha pasado por la cabeza)

Otra cosa a tener en cuenta es que si tus ingresos son pocos lo que tienes que hacer es apurarlos al maximo.
Por ejemplo hoy en dia ir al cine se esta poniendo carisimo, entre la entrada, las palomitas y la cena de despues te dejas un paston. Lo que tienes que hacer es sustituirlas por elementos de ocio mas asequibles. Si en lugar de ir a ver Iron Man te echas una partida de Risk con tus colegas te estas ahorrando alrededor de 20 o 25 euros. Si la partida es de civilization, con lo largo que es, imagina el paston que ahorras.

Espero que mis consejos, del todo desinteresados, te ayuden todo lo posible y si no ya sabes lo que tienes que hacer:

Ardillear!!! Ardillear!!!

Jack Ryder dijo...

Caramba, ¿quién será el autor de este último comentario? ¿Podrá la Sociedad del Misterio resolver este enigma? ¿Será este anónimo comentarista tan escurridizo como un gran gel de ducha?

En serio, gente, gracias por vuestras palabras de ánimo... ¿no necesitáis un publicista? ¿Me contratáis? ¿Por favor? ¿Porfaporfaplis recubierto con nata? ¿¿AHORA??