miércoles, 30 de junio de 2010

Hoy en QUÉ CARO ES EL CINE: Sherlock Holmes, de Guy Ritchie

Inauguro aquí una nueva sección, de esas de periodicidad aleatoria, en la cual voy a dedicarme a criticar (así a mala leche) cualquier película que se me ocurra. Y supongo que ya iba siendo hora, ¿no? De que el fundador de la Sociedad del Misterio comentase por alguna parte esta película.

Ante todo quiero dejar claro que NO voy a despotricar de ella. Cierto, no es 100% fiel a los relatos de sir Arthur Conan Doyle; Holmes trataba bastante mejor a la Señora Hudson, Watson tenía bastante más aguante con las pullas, Irene Adler nunca ha sido una vulgar ladrona y, sobre todo, no había necesidad alguna de que Watson le presentase a Holmes a su futura esposa Mary Morstan, ya que ésta fue clienta de Holmes. Y cierto, es una película de aventuras y acción, con varias escenas de pelea que involucran (cielo santo) al bueno del Doctor "Me licenciaron de la guerra porque recibí una herida en la pierna que nunca se me ha terminado de curar" Watson liándose a patadas. Pero aún así... no voy a despotricar.

La película está orientada al gran público, no al holmesiano acérrimo. Por eso es una peli de aventuras y de acción con exceso de giros efectistas. No obstante... nos presentan a Holmes como el antihéroe creído y prepotente que en el fondo es, una persona que sabe que es superior a los demás y por tanto desprecia todo aquello que no le interese. Watson, aún a pesar de su mal genio, es mostrado como un hombre de corazón noble, inteligente y que ha tenido que encontrar su propia manera de lidiar con el tormento de compartir piso con alguien como Holmes. Adler mola, una pena que en realidad no sea Adler (no estoy destripando nada, no es un giro argumental, tranquilos: es que el personaje en sí mola bastante... pero sólo tiene de Irene Adler el nombre y el apellido). Tenemos algún que otro razonamiento deductivo de Holmes que nos recuerdan al de los relatos originales. La obsesión del detective por conservar a Watson junto a él es muy adecuada. Su maestría con el disfraz queda perfectamente reflejda, sobre todo en la primera escena en la que se disfraza. Hay más de un guiño a la versión literaria. Incluso los piques entre Holmes y Lestrade son justo como deberían ser (aunque a ratos pueda parecer que no).

No es ni de coña la película perfecta de Sherlock Holmes. La trama detectivesca, aunque existente (juro que tenía miedo de que directamente no existiera), es a ratos simplona y a ratos tramposa (nos muestran ALGUNAS de las pistas, pero no todas, y alguna que otra deducción está demasiado sacada de la manga). Aunque en el fondo los personajes son quienes son, se han olvidado de contar una historia digna de ellos. Y las escenas de acción, por muy justificadas que puedan estar... sinceramente, chirrían. En Holmes y Watson, chirrían. Holmes es pugilista y Watson ex-militar, hasta ahí de acuerdo, pero... abusan de la pelea.

Lo cierto es que es una película que, cuando has terminado de verla y piensas en ella, te das cuenta de que SÍ eran Holmes y Watson... pero que mientras la ves no paras de pensar que te has metido en la sala equivocada del cine.

Eso sí: la ambientación está conseguida. El puente de Londres como elemento novedoso de la época, el tugurio de apuestas, las callejuelas de Londres... ehm... no sé...



... las lámparas con bombillas de bajo consumo...

...

... vale, bien, la peli es una mierda. Pero los personajes están bien. Una pena que no hayan conseguido darles una buena historia. Ardo en deseos de ver la segunda parte (que ya ha sido anunciada), para ver otros elementos cruciales del Londres Victoriano, como por ejemplo, no sé... ¿Mycroft Holmes buscando pistas por Internet? ¡Así ni siquiera tendría que salir de casa!

3 comentarios:

Nicolás dijo...

Creo que has hecho un análisis bastante bueno de la película en sí misma (por cierto, y a riesgo de que el fundador de la sociedad del misterio me tire con una silla, yo no he ido a verla aún).

Me han comentado un poco de la película, aunque muy poco, y, por tanto, mi opinión será escueta y subjetiva. Me agrada, sin embargo, haberme topado con la frase "es una película para el grueso del público no para un holmesiano", porque ahora la veré con esa perspectiva y no buscando una representación fiel en los libros.

¿Sherlock Holmes tratando mal a Humson? ¿Watson con mal carácter? ¿Irene, mi queridísima Irene, como una vulgar ladrona? HMMM... el nombre del director ya mismo pasa a la lista de mis peores enemigos, porque una amiga me comentó que daba la impresión de que era "el amor no correspondido de Holmes". Me gusta eso de que hacen ver a Holmes como lo que es, trae un buen punto.

De las escenas de acción también me habían hablado, pero no me enteré de lo de Watson con la pierna y sus patadas... Dios, es un desastre. Eso sí, creo que algunas escenas de acción habrían quedado bien justificadas de haber sido Holmes. Recuerda que era boxeador, esgrimista de palo y espada, y por poco podía dedicarse a montar una escuelita de artes marciales. En algunos relatos gruesos (La aventura de Peter el negro y Estudio en escarlata) suele haber cierta escaramuza o pleito (un forcejeo para atrapar al asesino) y creo recordar, puedo equivocarme porque ahora mismo no recuerdo ni el número de mi casa, que Watson toma parte en una de ellas. Pero de allí a Watson tirando patadas... hem... como que no.

El buen doctor presentando a su esposa... Punto flojísimo.
Sherlock celando a Watson y luchando porque se quede a su lado... Punto a favor. Creo que en El soldado de la piel decolorada: "El único acto egoísta que había tenido para conmigo, en todos los años de nuestra amistad, fue el de contraer matrimonio y abandonar por completo las habitaciones de Backer Street. Si siempre quise tener a mi lado a un compañero, no obstante, no fue por sensiblería o capricho, sino porque el mismo Watson posee, aunque él mismo lo desconozca a causa de una gran admiración hacia mis capacidades, ciertas características peculiares que lo hacen sobresalir y que son una gran ayuda en el momento de resolver crímenes". O como dijo en el Sabueso de los Vasquerville: "No es capaz de iluminar, pero es un buen conductor de la luz".

Y a lo grueso: Buenos personajes, mala historia. Créeme, lamento profundamente que no les hayan sabido dar un buen contexto policial para que los personajes pudieran lucirse al máximo y tener potencial explotado, pero bueno... me basta con que hayan dejado bien parado a Holmes.

Lo de la recreación del ambiente también es un puntito a favor, aunque si no entendí mal, ¿lámparas de bajo consumo? Vaya, la tecnología había avanzado mucho más rápido de lo que yo creía, porque hasta el mil ochoscientos ochenta y uno, que yo recuerde, había lámparas de gas XD

(Y por supuesto, Microft fue quien desarrolló Microsoft para evitarse el engorro de tener que caminar tres cuadras).

Anónimo dijo...

FFzent dijo:

Solo añadir que si hicieran una pelicula exactamente igual que los libros y para los fan mas fervientes de Holmes tendrían un problema de público... limitado, no ampliable.

De esta forma abarcan mas público, incluso permite aumentar el nº de seguidores de las aventuras de este detective. Quien no haya leido nunca ninguna de las historias después de la película puede que tenga curiosidad/ganas de leer alguna.

Mi opinion es que incluso si la hubieran hecho un grupo de fan y fuera fiel a los libros siempre hay alguien que ha "imaginado" el libro de forma distinta, o le hubiera gustado algun detalle de otra forma... y al tener la oportunidad de contar la historia la contaría a su manera

Uriel E. dijo...

Bueno, estoy de acuerdo en lo que dice anonimo, pero es que además, si recrean perfectamente uno de los relatos ya existentes no iba ni yo a verla, tío, que ya me sabía el final, y eso que Sherlock me encanta.

Y hay que ver de dónde sacaban un relato nuevo y bueno sino.

En cualquier caso el cine americano ultimamente es muy poco arriesgado, son todos remakes, adaptaciones, no sé, le falta salsa, riesgo.