viernes, 1 de febrero de 2008

Será una broma, ¿no?

Damas, caballeros...


... se ha conocido recientemente una decisión judicial que casi que merece estar aquí.

A ver, recapitulemos: cierto señor (cuyo nombre no voy a decir, así que quédese tranquilo, señor Tomás Delgado Bartolomé) (UCH! Bueno, pero con no decir que es vecino de un pueblo de la Rioja no creo que nadie lo encuentre...), hace ya tres años y medio, iba conduciendo su Audi A-8 al doble de la velocidad permitida y con una elevada tasa de alcohol en sangre cuando de repente atropelló y causó la muerte a un joven ciclista. En su momento, por alguna extraña razón, no se consideró que hubiera habido ahí delito (total, exceso de velocidad, conducción bajo los efectos del alcohol, homicidio, no lo entiendo, ¿de qué se le acusa?), y al final la historia se cerró con el típico acuerdo entre las aseguradoras.

Pues bien, tres años y medio después, ese señor ha decidido alegremente DEMANDAR a los padres del joven por daños a su vehículo, y pedirles 14.000 euracos para pagar la reparación... y otros 6.000 para alquilar otro coche para poder ir a trabajar.

(Quién lo iba a decir, ¿verdad? ¡Si resulta que el taxista de Málaga que me atropelló y quiso cobrarme por "romperle" el cristal tiene familia en la Rioja!)

Pero ahora viene lo bueno. El mismo día de la vista oral, de pronto nuestro héroe ha decidido retirar la demanda. Según su abogado, el señor Delgado se siente "mancillado" y acosado por los medios de comunicación, que le han estado descalificando y difamando desde que la demanda se hizo pública. El tribunal ha ordenado que sea este señor quien pague las costas del juicio (así lo establece la ley, según tengo entendido), y la familia de la víctima tiene la firme intención de reabrir el caso, demostrar que el atestado se hizo mal y, aparte, demandar a Tomás Delgado Bartolomé por daños psicológicos.





Es uno de esos casos que te hacen pensar "Tócate los huevos". Es como decir "Quiero demandar aquí a este cadáver, que me acaba de llenar mi cuchillo de sangre y vísceras y todo eso". Es como el clásico de Mortadelo de "Expulsado por arrearle al contrario con el ojo en la rodilla". Es tan bizarro, absurdo, ridículo, estúpido y aberrante, que me alegro un montón de no ser un medio de comunicación y, por lo tanto, de que todo lo que yo diga aquí no será considerado acoso, mancillación ni descalificación. Y podría decir mucho. Pero no lo voy a hacer, y os diré por qué:


no sabría por dónde empezar.



Quiero decir, ¿ataco a este tío por ser un irresponsable y conducir a ciento ochenta por una vía de noventa y con tanto whisky en el cuerpo que dio 1.5 una hora y media después? ¿Lo ataco por cabrón insensible, por pedir dinero a los familiares de su víctima por haberle estropeado el arma homicida? ¿Por chuloputas y prepotente, por marcarse el farol de declarar que él en realidad es empresario y no necesita el dinero pero que en esta historia no piensa ser él quien salga perdiendo? ¿Por niño chico, que la gente le llama "asesino" sólo por matar a alguien y él no aguanta que le digan estas cosas? ¿O por nenaza y cagado, que después de tener los santísimos cojones de hacer todo esto, va y se raja en el último momento? ¿Por tocapelotas, en el caso de que en realidad sólo quisiera molestar a la familia y se haya retirado al final porque sabía que de todas formas no iba a ganar? ¿Por cobarde, que ni siquiera se presentó en la vista oral y dejó que fuese su abogado quien se comiera el marrón? ¿Por divo, que le gusta mucho llamar la atención? ¿Por victimista, que ha cometido un homicidio por su propia temeridad y ahora quiere que la gente le diga pobrecito? ¿O por intrusismo laboral, que hoy en día cualquiera se cree que puede ser absurdo sin haberlo estudiado primero?


A la vista de todo esto que, como ya he dicho, no voy a decir... me vais a permitir que lo resuma en una sola palabra, que va dedicada aquí al héroe de nuestra historia. Tomasito...





GILIPOLLAS.

1 comentario:

El Perro dijo...

Aun no puedo responder nada, goze demasiado el texto, ahora voy a por un cigarrillo y dormir, mañan traigo el desayuno.




Genial Jack, simplemente genial.