lunes, 23 de enero de 2006

Huy qué bien...

Qué maravilla, de verdad. Mañana por la mañana me van a ofrecer una manera sensacional y novedosa de dar salida a todo mi odio mañanero (que es como el odio habitual pero en reconcentrao), y además me darán una oportunidad de cargar contra mis viejos archienemigos... los PEATONES SUICIDAS!

En efecto, amigos y amigas de teodiomucho (el blog en el que dentro de poco tendré que decir "la próxima entrada a este blog será después de la publicidad"): mañana me examino del práctico del coche, sin estar preparado, y destilando un profundo odio por todos los gilipollas de a pie que opinan que el paso de peatones es la línea discontínua más gorda del mundo, y que además está en su barrio. Sí, me refiero a esos peatones, a los que el otro día me amenazaron con abrirme la cabeza por casi atropellarles (debería haberles atropellado... para que aprendieran en qué casos se puede/debe uno quejar) cuando NO iban caminando por el paso de peatones QUE TENÍAN A DOS METROS A SU DERECHA.

En fin. A todos esos peatones, a los que Teodiomucho debe tanto... Mañana por la mañana CORRED POR VUESTRAS VIDAS. Ya os contaré a los demás el resultado.

2 comentarios:

Virginia dijo...

Mi querido puturrú de fuá, ya te he puesto la velita de turno, a ver si hacemos un milagro. Estaré pensando en tí dentro de unas horas, que además libro en el curro y tengo tiempo.

Tay loviu muchízimo

Taoraaaaa

Jack dijo...

Pues va a ser que no... Espera el próximo post, pero que sepas que he ganado la porra y sigo suspenso.