domingo, 1 de enero de 2006

¿Pero dónde vas tan corriendo, Ramón García? ¡Que este año termina en seis!

Un año más, un año menos. Acaba de terminar un año cargado de odio que, como tal, no ha estado nada mal... Hemos reído... hemos llorado... sobre todo hemos odiado... pero ese año ya terminó. El dos mil cinco ha quedado atrás, y por lo tanto ahora todos podemos volvernos a sentar. E incluso a dar la espalda a desconocidos sin temor a ser... ehm... bueno, a que se nos presenten.

Y comenzamos un nuevo año, un año lleno de ilusiones y de esperanzas. Yo por ejemplo ya he conseguido quitarme de encima una de mis asignaturas más peligrosas, ya sólo me falta una de las grandes, tres de las medianas, y termino la carrera. Y entonces podré empezar la odisea del mundo laboral, más odio para el mundo y todo de mi parte.

Pero eso será el futuro, que como buen blogger puedo predecir (es un poder que viene de serie con la mierda esta de blog). Centrémonos en el presente, en el ahora, en el momento, mientras la gente sale a celebrar la llegada del año nuevo, a bañarse en licores, a sumergirse en orgías multitudinarias, a encontrar el amor...

... y yo aquí escribiendo una entrada de esta mierda de blog.







Os odio a todos. ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

3 comentarios:

Ligre saltador dijo...

Encontre este blog asi como la q no quiere la cosa, y me parece bastante interesante... ya me pasare mas frecuentemente por aqui.

Mientras tanto... odioso año 2006 ;)

kastorrr dijo...

No es por indiscrecion pero, que hacias a la 1:26am del dia 1 de enero del 2005 actualizando el fotolog. El especial Noche de fiesta de fin de año no te convenció?
Este año las bailarinas del ballet estaban un poco flojas. Me encantó una niña llena de pompones, vilmente explotada por sus padre

Jack dijo...

Nah, kastorrr, no te lleves a engaño: actualicé el blog mientras esperaba que vinieran a recogerme a una magnífica fiesta en la que nos pusieron de música el "Borriquito como tú".



Lo juro.



Eeeen fin... ¿Era Noche de Fiesta? Yo es que vi que salía Bertín Osborne y como que pasé, vaya... Igual me tenía que haber quedado más rato... o en su defecto mejor no.