martes, 20 de marzo de 2007

Meme

Según la Wikipedia, un Meme es "la unidad mínima de transmisión de la herencia cultural". Según Ovidio, que es el que me ha enganchado en una, es un "ni idea, intuyo que mensaje en cadena". Según yo, parece que es una especie de cosa en plan encuesta chorras para que nos vayamos pasando entre los colegas en plan enfermedad venérea (para lo que haría falta ser algo más que colegas), pero que al menos sirve para echar el rato.

Los que me conocéis ya de hace tiempo sabréis que ODIO los mensajes en cadena (salvo, como en este caso, los que implican que el siguiente que lo reciba tendrá que escribir algo). Con todo, por esta vez, dado que el tema está curioso y que Ovidio se ha tomado la molestia de soportar toooodo el tema del post anterior desde antes incluso de que lo escribiérase, voy a hacer una excepción. Aunque sea por esta vez. La siguiente memez (eh, es mi blog y la llamo como quiero) tiene como tema "Mis cinco superhéroes favoritos".

Vamos allá...

BATMAN



Ocupa la primera posición por derecho propio. Es uno de los pocos héroes del comic que no tienen superpoderes, él mismo se lo ha currado. Para empezar, me encantan las historias detectivescas; y Batman es "El Detective" por excelencia, considerando que Sherlock Holmes ya está muerto (porque por lo demás aún le queda lo suyo que aprender al orejones). Aparte de eso, hablamos de un personaje mucho más humano de lo que le gusta reconocer; su vida marcada por la tragedia una y otra vez, su obsesión por cumplir un juramento a la tumba de sus padres, al final ha acabado por volverle loco. Pero incluso estando loco, incluso hablando consigo mismo, incluso llegando a veces a olvidar dónde están los límites, sigue siendo un detective y un justiciero terriblemente eficaz. Por supuesto también está su galería de villanos: salvo honrosas excepciones, seguimos hablando de personas sin poderes. El Joker está loco. El Pingüino, marcado por su aspecto, ha luchado por triunfar y controlar el mundo a su alrededor. Dos-Caras es un aliado encerrado en el cuerpo de un enemigo, esperando a que la moneda le deje salir. Máscara Negra, sin lugar a dudas la cosa más sádica que ha pisado Gotham. El Ventrílocuo, una personalidad pobre y timorata controlada por su propio muñeco. Batman es una sucesión de historias de locura con tintes detectivescos. Y, por supuesto, con Alfred ahí metiendo el dedo en la llaga siempre que puede para recordar a todos esos personajes que ahí fuera hay un lector.

MASACRE



Algunos herejes dirán que el Mercenario Bocazas no es un superhéroe. Pero estamos hablando del tío que salvó al mundo de perder su libre albedrío... por el siempre diplomático método de meterle una patada en los güevos al Capitán América. Una persona normal habría caído en la desesperación al pasar por todo lo que ha pasado Wade Wilson: una vida de asesino, la mujer que amaba asesinada (¿o no?), obligado a abandonar a un nuevo amor, enfermo de cáncer, víctima de experimentos en los que no le permitían morir... pero Wade, el bueno de Masacre, consiguió morirse al final. Y después de superarlo (factor curativo, recién ordeñado de Lobezno e injertado en él para convertirlo en supersoldado), uno recupera el sentido del humor casi al mismo tiempo que pierde la razón. Masacre está como una cabra y lo acepta con orgullo. Hablamos de uno de los pocos héroes capaces de cachondearse de absoluamente todo. Véanse, por ejemplo, su entrenamiento para salvar al mundo, sus conversaciones con Daredevil, el pequeño y accidental viaje en el tiempo que le hizo suplantar a Spiderman en uno de sus comics clásicos, o el ya legendario encuentro con la Garra Negra (que podéis ver en la página de comic que he puesto como imagen). Y sin embargo, en el fondo, muy en el fondo, Masacre quiere creer que aún hay una oportunidad para que un desecho de la humanidad como él pueda hacer las cosas bien. El chaval quiere ser un héroe, ¿y quién soy yo para criticarlo? A fin de cuentas, mi personaje de rol está accidentalmente basado en él...

EL CREEPER




... y digo accidentalmente porque, en teoría, estaba basado en ÉSTE. Jack Ryder (el de DC Comics) es, al menos hasta donde yo sé, el único superhéroe drogado del mundo. Tiene una especie de cacharrejo que le permite mutar de su aspecto normal... al que tenía cuando se coló en aquella fiesta de disfraces de aquel jefe mafioso para conseguir información, y le encontraron, drogaron, torturaron y finalmente mataron. Como efecto colateral, cuando Jack Ryder asume la apariencia del Creeper, los efectos de las drogas que le inyectaron vuelven a aflorar. Siempre. Con todo, a mí siempre me ha gustado más la versión de la serie de animación de Batman: un periodista (hasta ahí vamos bien) que es infectado por la toxina del Joker y arrojado a una cuba de residuos tóxicos. El efecto combinado de ambas putadas del Joker le trastorna la mente y decolora su piel y su pelo. Como resultado, el Creeper se convierte en otro gilipollas con una gran fuerza y agilidad, un asunto personal contra el Joker, un asunto personal CON Harley Quinn (o al menos eso le gustaría), y absolutamente ninguna inhibición. Y creo que me gusta más por tres cosas:

a) en esta versión es un parche químico lo que inhibe los efectos de las drogas, en lugar de un aparatito implantado en su piel;
2) hasta ahora el Creeper no me ha hecho gracia en ninguno de los comics en los que le he visto; y
tres) el animado tiene exactamente mi misma sonrisa desquiciada. ¡Decidme ahora que no es adorable!

SPIDER-MAN



Vale, lo siento, no he podido resistirme a poner esta imagen. Para qué engañarnos... salvo Batman, todos los héroes que estoy incluyendo en esta lista son renombrados tocapelotas. Y Spider-Man no iba a ser una excepción. Le picó una araña radiactiva, vale, sí, lo que quieran, pero eso no le hizo especial. Lo que realmente le hizo especial fue lo que aprendió de su tío Ben: a conducir. Y por eso, ahora se dedica a conducir a sus enemigos a un estado de descontrol inducido por el encabronamiento derivado de continuos monólogos insultantes (véanse, por ejemplo, la retahíla de chistes de "Tu madre es tan gorda" que le soltó a Kingpin, o el solemne "¡¡¡JUMANJI!!!" que le berreó a Rhino). Su estilo inconfundible implica ser espectacular (por si hay público o para poder vender buenas fotos) mientras le toca los cojones a sus adversarios (y con malos como el Rhino, Mysterio o Kraven el Cazador, ¿quién se resistiría a una buena tocada de cojones?). Con todo, es de los más buenazos de Marvel (sin superar al Capitán "¿Crees que la A que llevo en la cabeza es de Francia?" América, claro está). Pero no os engañéis: un gran poder conlleva la capacidad de sobrevivir cuando te gusta chinchar a los malos.

HIRO NAKAMURA



Este no es de comic (bueno, sí, pero menos), sino de televisión. La serie Héroes (¿qué hacéis que no la estáis viendo ahora mismo?) plantea las distintas reacciones de gente muy diferente ante el descubrimiento de sus habilidades extraordinarias. Tenemos a una chica prácticamente inmortal, a un tío que puede volar, al hermano de un tío cuyo superpoder es que su hermano puede volar, a un policía que lee las mentes... y a Hiro. Hiro Nakamura, oficinista japonés aficionado a los comics y a la ciencia ficción (y de hecho hijo de un personaje interpretado por George Takei, el Sulu de Star Trek), es la prueba científica de lo que puede pasar si le das superpoderes a un friki. Sin lugar a dudas es el que más se ilusiona al descubrir que puede plegar el espacio y el tiempo y teletransportarse (eso le viene de familia) a otro momento y lugar; pero con el tiempo, se descubre que es el único que realmente se siente destinado a utilizar sus poderes para hacer el bien. Quizás por ese código del honor al que se adscriben bajo juramento todos los oficinistas japoneses, quizás por el recuerdo de Hiroshima (por lo que fue bautizado como Hiro), quizás por su obsesión con los comics, Hiro es el único que realmente sabe la importancia de ser un héroe en un mundo como éste. Y a tal fin, está dispuesto a hacer siempre lo correcto y a no rendirse pese a cualquier adversidad que pueda encontrar en su camino. Lo dicho, un puto friki.

Ahí lo tenéis. Cinco héroes. Dos de ellos un tanto polémicos. Uno de ellos friki. Si los juntásemos a todos en la misma habitación, Batman superaría su fobia a las pistolas y se pegaría un tiro. Mi memez está lista.

1 comentario:

Ovidio dijo...

¿Bromeas? Batman va con un tío con los calzoncillos por fuera, una tía feminista a tope que va en un avión invisible, con un marciano aficionado a las galletas Oreo, con tres pupilos que han vestido licra ajustado de diferentes maneras y uno de ellos ha regresado de la fría tumba, su peor villano es un payaso que le hace reir en los momentos macabros (ver Broma Asesina) y con un mayordomo que le recrimina siempre que puede. ¿Y me estás diciendo que con esos superaría su fobia a las armas y se pegaría un tiro?

¡¡¡LO RARO ES QUE NO LO HAYA HECHO YA!!!

Me encanta Batman...