sábado, 3 de marzo de 2007

Parte médico (¿cómo que qué parte? yo qué sé... ¿la boca?)

Comparezco hoy ante los medios de comunicación para informar a la nación acerca del estado de mi enfermedad. Tengo buenas noticias: mi enfermedad goza de una salud estupenda.

Ya no tengo fiebre, pero sigo tosiendo. Y toso tanto, tanto, pero tanto, que me ha salido una llaga en la campanilla. No, yo tampoco sabía que eso podía pasar, pero no sabéis lo que jode. A la vista de que la medicación supuestamente debía estar curándome pero no daba resultados visibles, me dediqué a intentar calmar la tos con caramelitos de limón-mentol y una media de un vaso de miel con limón al día.

No sé si ha sido por los caramelos o por la miel... pero ahora tengo un nuevo síntoma. La mar de divertido. Por alguna extraña razón, mis papilas gustativas parecen haber desaparecido.

En serio.

A ver, sé que están ahí, porque todavía noto los sabores; pero os juro que no se ven. Ahora mismo, mi lengua parece un filete de ternera. Ahora mismo. El día que me lo noté por primera vez, después de almorzar fajitas con mandarinas fuertecitas de postre, parecá un filete de ternera aliñado con especia de pinchitos.

En general no me duele, sólo cuando la uso. Vaya, para comer quiero decir. Por supuesto me estoy quitando tanto de los caramelos como de la miel, así que la tos se ha convertido en un coñazo. Así que tengo la lengua casi en carne viva y una herida en la campanilla. Os diría que comer se ha convertido en todo un desafío, pero para qué centrarnos en la comida... TOSER se ha convertido en todo un desafío, y eso es algo que hago constantemente.


Así que esa es la situación actual. He empezado otro tratamiento, que incluye una pomada para la lengua que hace que me la sienta no ya como un filete de ternera común, sino como un filete de ternera empanado. Esto es divertidísimo, de verdad os lo digo.

Podéis entender, ante esta situación, por qué este blog dedicado al odio y a las quejas (algo que se me da de puta madre) no ha dicho una palabra sobre la prisión atenuada para De Juana Chaos. Me limitaré a decir que alguien que podría dejar de estar en peligro mortal cuando quisiera no es alguien con quien se deban tener todas esas consideraciones, sólo porque supongo que debo decir algo al respecto, y seguiré quejándome de mi propia existencia. Y mi propia existencia es la que me tiene ahora mismo con la lengua rebozada, pero tosiendo sin parar y sin poder beber ni meterme caramelitos en vena. Habrá gente que esté mucho peor que yo, por supuesto, pero yo sólo tengo autorización del médico para quejarme sobre mí. Así que hale, ahí lo tenéis, perded el sueño por mí y lamentad mi sufrimiento, porque quizás eso aplaque la ira de Frenadol (dios élfico de los resfriados).

2 comentarios:

_ALMA_ dijo...

Pero ke te alguien lo cureeee!! Para ke están los médicosss?? Para keee?? Pobrecillo.... U_U

Y sobre Juanachaos... bah...no pienso hacerle más publicidad...

Ovidio dijo...

Madre mía... eso no es una enfermedad, es una tortura. Si fuera creyente te diría que Dios te ha ofrecido un desafío con el que lidiar para resurgir como un hombre nuevo.

Sí... este... Ya sé que es una chorrada, ¡pero coño! Dicen que la religión anima en algunos puntos, o algo así.

Ya, debo dejar la medicación.

Yo venía a decirte que te he metido en una meme, una de esas cadenas donde todos responden, le pasan el sufrimiento a otros y así se van haciendo publicidad mutuamente.
Bonito, ¿no?
Y así al menos te relajas un poco y piensas en otras cosas que no sea tu campanilla (ups, ya te lo he recordao).

Ahí va la dire: http://laalternativa.blogspot.com/2007/03/qu-superhroes-te-gustan-ms.html

Un saludo y que mejorees.