miércoles, 27 de septiembre de 2006

Ya

A buen entendedor pocas palabras bastan.








(pero como os conozco...)

... damas, caballeros, la excusa perfecta se me acaba de ir a la mierda. Así es, porque durante siete años, cada vez que alguien se me acercaba para pedirme dinero, o para ofrecerme una tarjeta de crédito, o para que contratase su maravilloso servicio de internet, o para cambiarme de religión, o para lo que fuera, yo SIEMPRE contestaba lo mismo. Y era una respuesta cojonuda, magnífica, sublime, que funcionaba con todo el mundo.

Esa respuesta, por supuesto, era "No, es que soy estudiante..."

... ¡Mano de santo, oiga! Los mendigos comprenden que yo puedo estar peor que ellos, las señoritas de los bancos asumen que no tengo ingresos, los comerciales de Aunacable entienden que el piso no es mío, los testigos de Jehová... bueno, a los testigos de Jehová les doy conversación, a ver cuánto aguantan. Pero vamos, que era una respuesta cojonuda.

La echaré de menos.



27-09-2006.
Sale publicada en el tablón la última nota que me quedaba por saber.
Estructura del Sistema Publicitario. Aprobado.



¿Creéis que "no, es que soy licenciado" funcionará igual de bien?